Categoría: Mensaje del Párroco (página 1 de 3)

Nuevo Comienzo y nuevo Inicio

Con los Sacramentos de la Iniciación Cristiana, los bautizados completan el ciclo de Iniciación cristina, no completan la vida Cristiana, que como nos recordaba un pastor había oído de un chaval, “que ganas tengo de acabar la catequesis porque así no tendré que ir más a Misa”. NO HA ENTENDIDO NADA,  Don Francisco en la homilía de la Confirmación nos resaltaba el Nuevo Inicio de los cristianos confirmados, y ante la maravilla de esas 20 personas que recibieron el Sacramento en Nuestra parroquia, no me queda sino decir: Enhorabuena y a disfrutar.

El Papa Francisco lo decía en una homilía en Ginebra, qué grande vivir sabiéndonos hijos de Dios, y llamando a Dios Padre, entramos en comunión con los demás. Al rezar el Padre Nuestro decía:” es la oración del nosotros, de la Iglesia; una oración sin el yo y sin el mío, toda dirigida al tú de Dios («tu nombre», «tu reino», «tu voluntad») y que se conjuga solo en la primera persona del plural: «Padre nuestro», dos palabras que nos ofrecen señales para la vida espiritual.

 Cuando está el Padre, nadie está excluido; el miedo y la incertidumbre no triunfan. Aflora la memoria del bien, porque en el corazón del Padre no somos personajes virtuales, sino hijos amados. Él no nos une en grupos que comparten los mismos intereses, sino que nos regenera juntos como familia. No nos cansemos de decir «Padre nuestro»: nos recordará que no existe ningún hijo sin Padre y que, por tanto, ninguno de nosotros está solo en este mundo. Pero nos recordará también que no hay Padre sin hijos: ninguno de nosotros es hijo único, cada uno debe hacerse cargo de los hermanos de la única familia humana”.

Tras estas consideraciones,¿podemos vivir como hijos desfamiliarizados? Qué gozada encontrarnos y vivir juntos tantos acontecimientos, en el hospital, en clase, en cada casa, incluso en el festival de baile. Qué alegría sentir que Dios además de la Fe nos da una familia con la que seguir creciendo.

Han terminado las catequesis, y queda en el aire en muchos este pensamiento: “qué pena, pero el curso que viene más”. Os invito a dar gracias a Dios y a Nuestra Madre por este milagro de la Fe que crece y se robustece en los miembros de nuestra pequeña parroquia, y;  confío sigamos creciendo en santidad – porque vivimos más cerca de Dios y de los demás- y en número. Dios os bendiga

la foto es de la última excursión en el Soto, Familión

Mes de Mayo, qué gozada de la mano de Nuestra Madre.

Somos de San Simón de Rojas y siguiendo el ejemplo y mensaje de Nuestro Titular, comenzamos el mes de Mayo de la mejor manera posible, poniendo a los pies de Nuestra Señora, en la Ermita de Navahonda (Colmenar del Arroyo) los proyectos, ilusiones e inquietudes de la parroquia.

Pese a que vaticinaban lluvia, pasamos una mañana y parte de la tarde estupenda: tras el rezo del Rosario en Familia y visita de la Ermita, participando de juegos y una excelente variedad de tortillas, filetes empanados, croquetas, etc.. No faltó la habitual piñata llena de caramelos y alguna que otra sorpresita. Nuestra Madre sonreiría desde el Cielo viendo las delicias de la Convivencia y buen ambiente familiar de los que poco a poco nos reunimos allí.

Pero el mes de Mayo no ha concluido y vemos como la Imagen de Nuestra Madre se ha llenado de flores y plantas que con cariño, quienes ahora terminan la Catequesis, han ido poniendo a sus pies. Prueba de cariño y consideración, Nuestra Madre presume de sus hijos e hijas con las muestras de cariño que se le han presentado. Por lo tanto, os animo a que además de las flores que adornan la Imagen, no dejemos de tener un detalle a Nuestra Madre diario, para que presentado en  el Cielo, consiga tantas Gracias del Señor que necesitamos; más ahora, cuando parece que el Curso Pastoral termina y el animo no está tan decidido como al principio. Ya se sabe, la Primavera.  Todo por ello,decía un santo:”el amor a nuestra  Madre será soplo que encienda en lumbre viva las brasas de virtudes que están ocultas en el rescoldo de tu tibieza” (S. Josemaría Escriba; Camino 492) o tu cansancio. Feliz mes de Mayo a todos.

Gracias don Joaquin

Es de bien nacidos, ser agradecidos, y debo expresar públicamente mi gratitud a nuestro Obispo que ahora, cumplido lo que  manda el Derecho Canónico, deja el testigo de Pastor de la Diócesis al obispo electo don Ginés. Con sus más de 25 años al servicio de la Iglesia de Getafe, primero como Vicario y luego obispo desde 2004, ha sido un fiel sucesor de don Francisco y recto Pastor con una clara dedicación entregada al servicio de su gente. Recuerdo especialmente sus últimas palabras en  las Confirmaciones del Año pasado, tras agradecerle su presencia a pesar de sus múltiples dedicaciones:  nos dijo ” está mal desmentir a vuestro párroco pero es que ha dicho que me cuesta venir y es mentira, ¡vengo encantado!”. Lo que arrancó de todos un agradecido aplauso.

No voy a añadir más a su amplia carta de agradecimiento a la Diocesis  en reconocimiento de lo que ha vivido y sus pasiones formación, jóvenes y Familia,  así como su preocupación por los enfermos y menos favorecidos.  Pero si recordar que desde mis primeros años en el Ministerio, acudía a él en el Obispado como Vicario y salía convencido de su dedicación y entrega, era para mí un “rostro amable” que suavizaba mis preocupaciones. Y entendía que nuestro Obispo, don Francisco, se fiase de él en tantos cometidos.

El Papa Francisco, al que tuve la ocasión y suerte de abrazar en nombre de todos en Diciembre, citaba una frase del sacerdote Alberto Hurtado, que nos ayuda a reflexionar en su visita a Chile y Perú: ” Esta muy bien no hacer el mal, pero esta muy mal no hacer el bien”. Me consta que don Joaquín no ha dejado de hacer el bien que se le proponía y por ello, puede ahora ceder el testigo con tranquilidad, sabiendo además que no se va lejos sino más bien cerca para seguir al servicio de quién disponga.

Muchas gracias a su persona y Misión, seguimos rezando para que Dios colme su Ministerio de frutos, bendiciones y alegrías, como la de sabernos amados por Dios por el buen hacer de sus ministros.   Gracias

 

Antiguas entradas