Autor: Parroco (página 1 de 8)

Aviso Festividad del Pilar

Aviso Importante para
12 de Octubre, Festividad de nuestra Señora del Pilar

No es día de Precepto pero:

Misa a las 12,00 Horas
No habrá Misa por la tarde por asistir a las Ordenaciones Sacerdotales en el Cerro de los Angeles a las 18,00 Horas

Inscripción a catequesis

 

Los Jueves días 13 y 27 de Septiembre de 18,30 a 20,00 h., pueden inscribirse los que quieran comenzar la Catequesis de Iniciación Cristiana.

Los que ya estaban el curso pasado, siguen en el mismo día y hora.

Confirmación esta por ver día y hora pero se hará según se inscriban, los que ya lo están, siguen el mismo día y hora

Las Catequesis comienzan el día 8 de octubre.

Nuevo Comienzo y nuevo Inicio

Con los Sacramentos de la Iniciación Cristiana, los bautizados completan el ciclo de Iniciación cristina, no completan la vida Cristiana, que como nos recordaba un pastor había oído de un chaval, “que ganas tengo de acabar la catequesis porque así no tendré que ir más a Misa”. NO HA ENTENDIDO NADA,  Don Francisco en la homilía de la Confirmación nos resaltaba el Nuevo Inicio de los cristianos confirmados, y ante la maravilla de esas 20 personas que recibieron el Sacramento en Nuestra parroquia, no me queda sino decir: Enhorabuena y a disfrutar.

El Papa Francisco lo decía en una homilía en Ginebra, qué grande vivir sabiéndonos hijos de Dios, y llamando a Dios Padre, entramos en comunión con los demás. Al rezar el Padre Nuestro decía:” es la oración del nosotros, de la Iglesia; una oración sin el yo y sin el mío, toda dirigida al tú de Dios («tu nombre», «tu reino», «tu voluntad») y que se conjuga solo en la primera persona del plural: «Padre nuestro», dos palabras que nos ofrecen señales para la vida espiritual.

 Cuando está el Padre, nadie está excluido; el miedo y la incertidumbre no triunfan. Aflora la memoria del bien, porque en el corazón del Padre no somos personajes virtuales, sino hijos amados. Él no nos une en grupos que comparten los mismos intereses, sino que nos regenera juntos como familia. No nos cansemos de decir «Padre nuestro»: nos recordará que no existe ningún hijo sin Padre y que, por tanto, ninguno de nosotros está solo en este mundo. Pero nos recordará también que no hay Padre sin hijos: ninguno de nosotros es hijo único, cada uno debe hacerse cargo de los hermanos de la única familia humana”.

Tras estas consideraciones,¿podemos vivir como hijos desfamiliarizados? Qué gozada encontrarnos y vivir juntos tantos acontecimientos, en el hospital, en clase, en cada casa, incluso en el festival de baile. Qué alegría sentir que Dios además de la Fe nos da una familia con la que seguir creciendo.

Han terminado las catequesis, y queda en el aire en muchos este pensamiento: “qué pena, pero el curso que viene más”. Os invito a dar gracias a Dios y a Nuestra Madre por este milagro de la Fe que crece y se robustece en los miembros de nuestra pequeña parroquia, y;  confío sigamos creciendo en santidad – porque vivimos más cerca de Dios y de los demás- y en número. Dios os bendiga

la foto es de la última excursión en el Soto, Familión

Antiguas entradas