Autor: Parroco (página 2 de 14)

Con la Confianza puesta en Dios, Carta de Nuestro Obispo

CON LA CONFIANZA PUESTA EN DIOS
A propósito del Coronavirus
Queridos hermanos y hermanas en el Señor:

Estamos viviendo un tiempo de desconcierto ante la epidemia del llamado Coronavirus que ha llegado con fuerza hasta nosotros y está tocando a la puerta de algunas de nuestras casas dejando a su paso enfermedad y muerte.

En este momento la Iglesia que camina en Getafe quiere estar muy cerca de los afectados por la enfermedad y de sus familias. Agradecemos el trabajo que están realizando los profesionales sanitarios, y acogemos con confianza las disposiciones de nuestras autoridades para paliar esta epidemia hasta su erradicación.

Estos días se multiplican, con razón, las indicaciones, sugerencias y normas para afrontar el estado de emergencia sanitaria provocado por la epidemia; todo es necesario para buscar el bien de las personas y la pronta desaparición de este mal.

Pero creo que esto no es suficiente; como creyentes debemos volver nuestra mirada a Dios, Padre nuestro, para pedir por los enfermos y por los que han muerto a causa de este virus; además de implorar que aparte de nosotros este mal y nos conceda la salud para que podamos vivir una vida en paz.

Por otra parte, es éste un buen momento para mirar a nuestra propia vida y descubrir dónde está lo esencial. Con frecuencia nos afanamos en tantas cosas, nos enfrentamos por otras, hacemos de lo relativo algo esencial, y lo esencial lo relativizamos. Es tiempo de recordar que somos vulnerables, más de lo que creemos; que necesitamos la fuerza de Dios para caminar en esta vida; que no podemos dejar de lado el consuelo y la fortaleza del sentido que nos da saber que somos hijos de Dios, “que en la vida y en la muerte somos del Señor”.

Ahora, más que nunca, necesitamos renovar nuestra confianza en Dios, recobrar la esperanza en sus promesas, reavivar en nosotros el don de la caridad. El miedo está siendo otro virus que nos paraliza, desechemos este miedo. No nos encerremos en nosotros, en nuestro bien, abrámonos al bien de los demás, practiquemos la caridad con los que están pasando un mal momento.

Por todo esto, pido a todos los fieles de la Diócesis que intensifiquéis la oración en favor de los enfermos y sus familiares, como también por los difuntos. Os propongo algunas indicaciones:

1. En las misas, háganse peticiones en el momento de la Oración de los fieles, que pueden terminar con la oración que proponemos más adelante.

2. Aquellos que rezan la Liturgia de las Horas, hagan una petición por esta intención en Laudes y Vísperas.

3. En los lugares donde hay adoración eucarística eleven preces especiales pidiendo el fin de la epidemia, y por los enfermos y difuntos.

4. Podemos ofrecer el rezo del Santo Rosario por estas mismas intenciones con la confianza de que la intercesión de la Virgen es siempre poderosa.

5. Cada uno en su oración personal ponga ante el Señor la situación que vivimos, y pida el don de la confianza y la esperanza.

Os propongo esta oración que cada uno puede hacer particular o comunitariamente:
“Dios omnipotente y misericordioso, mira compasivo nuestra aflicción, alivia las fatigas de tus hijos y confirma su fe, para que siempre confíen sin vacilar en tu paternal providencia. Sostén a los enfermos y concédeles la salud, y a los difuntos dales la vida eterna. Te lo suplicamos por intercesión de María, salud de los enfermos”. Pido a los sacerdotes, como nos ha recordado el Papa Francisco, que acompañen a los enfermos y sanitarios, llevándoles la fuerza de la Palabra de Dios y de la Eucaristía. Inviten a sus fieles a mirar a Dios en la oración, y comuníquenles las orientaciones de esta carta.

A las religiosas contemplativas les pido que intensifiquen su oración y su ofrecimiento por esta intención.

A la Madre del Señor, Santa María, encomendamos nuestra vida y le pedimos nos proteja de todo mal.

Con mi afecto y bendición.

+ Ginés, Obispo de Getafe

Normativas de la Diócesis frente al CoronaVirus

En Getafe, a 10 de marzo de 2020.

En continuidad con las orientaciones emanadas en el día de ayer, y ante la evolución de la crisis del coronavirus y las pautas dadas por la administración civil competente en la tarde del 9 de marzo, este obispado emite las siguientes normas e indicaciones:

La supresión de los grupos de catequesis de iniciación cristiana por el mismo periodo en el que se han suspendido las clases en todos los centros de la Comunidad de Madrid. El secretariado diocesano de catequesis está trabajando para poner a disposición de las familias materiales con los que puedan trabajar los contenidos catequéticos en el hogar.

En cuanto a los demás grupos parroquiales, aconsejamos la prudencia necesaria para evitar posibles contagios, especialmente en los grupos de personas mayores. Se suspenden las clases del Centro Diocesano de Teología a tenor de la citada normativa civil y por el mismo periodo.

Las celebraciones litúrgicas se mantienen, observando las cautelas y prevenciones publicadas por este obispado en el día de ayer.

Por lo que se refiere a la actividad de las Cáritas parroquiales, hacemos nuestras las medidas tomadas por nuestra Cáritas diocesana que se pueden consultar en la web institucional (www.diocesisgetafe.es)
Las sedes del obispado permanecerán abiertas exclusivamente en horario matutino -de lunes a viernes, de 8.00 a 15.00- con personal suficiente para atender las necesidades de los fieles. Desde este obispado continuamos rezando e invitando a todos los fieles a incrementar su oración por todos los afectados por el coronavirus, con la confianza de que el Señor nos enseñará a vivir estos momentos con esperanza y caridad cristiana.

09-10-2020
INDICACIONES DE LA DIÓCESIS DE GETAFE ANTE EL CORONAVIRUS

Ante la situación creada por la extensión del coronavirus, creemos conveniente dar algunas orientaciones de acuerdo con la prudencia y el sentido común.

Para evitar contagios seguiremos las pautas dadas por las autoridades sanitarias a la vez que recomendamos estas cautelas:

1. No invitar al rito de la paz que, en cualquier caso, es potestativo.
2. Quitar el agua bendita en las pilas situadas en los templos.
3. En cuanto a la distribución de la Comunión, hay que respetar la libertad de los fieles para recibirla en la boca o en la mano.
4. Será conveniente también que quede manifiesto el gesto del lavatorio de las manos en el momento indicado por las rúbricas y tanto antes como después de distribuir la Comunión.
5. En los besapiés y besamanos, sustituir el beso por otro gesto de respeto a las sagradas imágenes que no implique contacto físico.

Pedimos que se explique oportunamente a los fieles el modo de proceder.

Invitamos a todos a orar por los enfermos, y por todos nosotros, para que el virus del miedo y la desconfianza no cierre el corazón, sino que confiemos en Dios, Señor de la vida, pues en sus manos estamos.

En Getafe, a 9 de marzo de 2020.

Invitados a Caminar

Desde hace unos años empezamos a caminar un grupo de peregrinos a Santiago de Compostela desde Madrid (Colmenar Viejo), y sin saber muy bien como se desarrollaría el grupo, experimentamos que en las diversas etapas del camino, tanto el itinerario y sobre todo las personas con quienes lo hacemos o nos encontramos, así como las situaciones positivas como alguna negativa, que también las hay, han enriquecido nuestra vida y nuestro modo de ver y pensar.

    Con alegría os anunciábamos que se empezaba otro camino en el que se sigue sumando gente, este con destino Guadalupe. Aunque algunos peregrinos repiten, somos ya unos cuantos que compartimos esta experiencia en la que la ultima etapa éramos 32. Como el de Santiago, vivimos con emoción la víspera, el día y los posteriores a la jornada como un crecimiento personal y de parroquia.    

        Como una imagen o reflejo de lo que es la vida, el camino se convierte en un medio para llegar a un objetivo, y ¡qué pena que haya tantos desorientados! En la Liturgia, sabemos que los primeros altares importantes en basílicas y catedrales, estaban  dirigidos hacia Oriente, donde sale el sol, como signo de donde emerge la vida. El Sol que nace de nuevo y es nuestra vida que lo ilumina todo es Cristo. El tener una meta hace que nos pongamos en camino para alcanzarla, y en este recorrido, crecemos como grupo o comunidad que conociéndonos nos animamos y «empujamos» unos a otros.

Disculpad que comparta estas experiencias con vosotros, que ya entiendo no todos podéis sumaros, pero me sirve de ejemplo para proponeros el plan de evangelización que nos ha propuesto nuestro Obispo don Ginés, a quien con tanta emoción recibimos el pasado 6 de enero. La Diócesis de Getafe ha iniciado un Camino de Evangelización, que tiene como fin llegar a Cristo con todos aquellos que salgan a nuestro encuentro.

Ponernos en camino, saliendo de nosotros mismos, para alcanzar juntos una meta es ya una aventura de la que iremos enriqueciéndonos nosotros, y guiados por el Espíritu Santo, seguro que muchos más participarán de este gozo y alegría. No es el párroco quien nos invita, sino nuestra cabeza asistida por la gracia de Dios para guiarnos, quien nos invita a ponernos en camino, ¿Nos vamos a quedar en casa?

Antiguas entradas Recientes entradas